Concordia de los evangelios
anterior   1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14   siguiente
mapa Sección 10: En la fiesta de la Dedicación, en Jerusalén. Último viaje pastoral (Dic 29-Mar 30)

Jesús asiste en Jerusalén a la Fiesta de la Dedicación (Dic 29) donde proclama nuevamente su unidad con el Padre. Emprende luego su último viaje pastoral.
En Perea, visita los lugares de Juan Bautista y luego es invitado a un convite en casa de un fariseo; en esta ocasión cura a un hidrópico y relata la parábola del último lugar y la parábola de los invitados al banquete. Prosigue viaje y exhorta a dejar todo para seguirlo. Siguen las parábolas de la misericordia: de la oveja perdida, de la dracma extraviada y del hijo pródigo. También de este tiempo es la parábola del capataz astuto, la parábola de Lázaro y el rico y la parábola del buen servidor.
Jesús abandona Perea y vuelve a Betania (Ene 30) donde resucita a Lázaro. Esto precipita la decisión de los fariseos de darle muerte, y Caifás profetiza: "Conviene que muera uno solo por el pueblo...". Jesús visita Efraím: hay expectación por la próxima Pascua, ante la violencia del enfrentamiento entre Jesús y los fariseos. Jesús penetra en Samaria, (Feb 30) donde cura a los diez leprosos, avisa sobre el Día del Hijo del Hombre y relata la parábola del juez inicuo y el caso de el fariseo y el publicano. De vuelta en Perea, es consultado sobre el divorcio y afirma que el matrimonio es indisoluble ("Que el hombre no separe lo que Dios ha unido"). Sigue la bendición de los niños: ("Dejad que los niños vengan a mí") y el episodio de el joven rico, que da ocasión para prevenir contra el peligro de las riquezas y prometer el premio de la abnegación. Sigue la parábola de los obreros de la última hora, un nuevo anuncio de la Pasión y la petición de los dos Zebedeos. Al entrar en Jericó (Mar 30) cura a un ciego y come en casa de Zaqueo, jefe de publicanos: ("El Hijo del Hombre vino a salvar lo que estaba perdido"). Sigue la parábola de los talentos confiados. En Betania, María unge sus cabellos con perfume lo que ocasiona el escándalo de muchos y la aprobación de Jesús.
Faltando pocos días para la Pascua, Jesús prepara su entrada en Jerusalén (Mar 30).

cronologia
  Mateo Marcos Lucas Juan
#En Jerusalén: Fiesta de la Dedicación
arriba #La unidad de Jesús con el Padre
geografia
cronologia cronologia
      versiculo previo10:22 Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno.
10:23 Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón.
10:24 Le rodearon los judíos, y le decían: «¿Hasta cuándo vas tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.»
10:25 Jesús les respondió: «Ya os lo he dicho, pero no me creéis. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí;
10:26 pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.
10:27 Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen.
10:28 Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.
10:29 El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre.
10:30 Yo y el Padre somos uno.»
10:31 Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle.
10:32 Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?»
10:33 Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.»
10:34 Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois?
10:35 Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios - y no puede fallar la Escritura -
10:36 a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: "Yo soy Hijo de Dios"?
10:37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis;
10:38 pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre.»
10:39 Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos.
arriba #Jesús en el puesto de Juan
geografia
versiculo previo19:1 Y sucedió que, cuando acabó Jesús estos discursos, partió de Galilea y fue a la región de Judea, al otro lado del Jordán.
19:2 Le siguió mucha gente, y los curó allí.versiculo siguiente
versiculo previo10:1 Y levantándose de allí va a la región de Judea, y al otro lado del Jordán, y de nuevo vino la gente donde él y, como acostumbraba, les enseñaba.versiculo siguiente
  10:40 Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado antes bautizando, y se quedó allí.
10:41 Muchos fueron donde él y decían: «Juan no realizó ninguna señal, pero todo lo que dijo Juan de éste, era verdad.»
10:42 Y muchos allí creyeron en él.versiculo siguiente
#Convite en casa de un fariseo
arriba #a. Cura del hidrópico en sábado

    versiculo previo14:1 Y sucedió que, habiendo ido en sábado a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando.
14:2 Había allí, delante de él, un hombre hidrópico.
14:3 Entonces preguntó Jesús a los legistas y a los fariseos: «¿Es lícito curar en sábado, o no?»
14:4 Pero ellos se callaron. Entonces le tomó, le curó, y le despidió.
14:5 Y a ellos les dijo: «¿A quién de vosotros se le cae un hijo o un buey a un pozo en día de sábado y no lo saca al momento?»
14:6 Y no pudieron replicar a esto.
 
arriba #b. Parábola del último lugar

    14:7 Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola:
14:8 «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú,
14:9 y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: "Deja el sitio a éste", y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto.
14:10 Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa.
14:11 Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.»
 
arriba #c. La verdadera amistad

    14:12 Dijo también al que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa.
14:13 Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos;
14:14 y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos.»
 
arriba #d. Parábola de los invitados al banquete

versiculo previo22:1 Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo:
22:2 «El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.
22:3 Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.
22:4 Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: "Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda."
22:5 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio;
22:6 y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron.
22:7 Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.
22:8 Entonces dice a sus siervos: "La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos.
22:9 Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda."
22:10 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales.
22:11 «Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda,
22:12 le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado.
22:13 Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes."
22:14 Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.»versiculo siguiente
  14:15 Habiendo oído esto, uno de los comensales le dijo: «¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!»
14:16 El le respondió: «Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos;
14:17 a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los invitados: "Venid, que ya está todo preparado."
14:18 Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: "He comprado un campo y tengo que ir a verlo; te ruego me dispenses."
14:19 Y otro dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; te ruego me dispenses."
14:20 Otro dijo: "Me he casado, y por eso no puedo ir."
14:21 «Regresó el siervo y se lo contó a su señor. Entonces, airado el dueño de la casa, dijo a su siervo: "Sal en seguida a las plazas y calles de la ciudad, y haz entrar aquí a los pobres y lisiados, y ciegos y cojos."
14:22 Dijo el siervo: "Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio."
14:23 Dijo el señor al siervo: "Sal a los caminos y cercas, y obliga a entrar hasta que se llene mi casa."
14:24 Porque os digo que ninguno de aquellos invitados probará mi cena.»
 
arriba #El seguimiento de Cristo
geografia
versiculo previo10:37 «El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.
10:38 El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí.
10:39 El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.versiculo siguiente
  14:25 Caminaba con él mucha gente, y volviéndose les dijo:
14:26 «Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío.
14:27 El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío.
 
arriba #Abandonar todos los bienes

    14:28 «Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla?
14:29 No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo:
14:30 "Este comenzó a edificar y no pudo terminar."
14:31 O ¿qué rey, que sale a enfrentarse contra otro rey, no se sienta antes y delibera si con 10.000 puede salir al paso del que viene contra él con 20.000?
14:32 Y si no, cuando está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz.
14:33 Pues, de igual manera, cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío.versiculo siguiente
 
arriba #Furia de los fariseos

    versiculo previo15:1 Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle,
15:2 y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos.»versiculo siguiente
 
#Parábolas de la Misericordia
arriba #a. De la oveja perdida
geografia
cronologia cronologia
    versiculo previo15:3 Entonces les dijo esta parábola.
15:4 «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra?
15:5 Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros;
15:6 y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido."
15:7 Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión.
 
arriba #b. De la dracma extraviada

    15:8 «O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra?
15:9 Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido."
15:10 Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»
 
arriba #c. Del hijo pródigo

    15:11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos;
15:12 y el menor de ellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde." Y él les repartió la hacienda.
15:13 Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
15:14 «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.
15:15 Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos.
15:16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba.
15:17 Y entrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre!
15:18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti.
15:19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros."
15:20 Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.
15:21 El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo."
15:22 Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies.
15:23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,
15:24 porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron la fiesta.
15:25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas;
15:26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
15:27 El le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano."
15:28 El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba.
15:29 Pero él replicó a su padre: "Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;
15:30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!"
15:31 «Pero él le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo;
15:32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."»
 
arriba #Parábola del capataz astuto

    16:1 Decía también a sus discípulos: «Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda;
16:2 le llamó y le dijo: "¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando."
16:3 Se dijo a sí mismo el administrador: "¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.
16:4 Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas."
16:5 «Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: "¿Cuánto debes a mi señor?"
16:6 Respondió: "Cien medidas de aceite." El le dijo: "Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta."
16:7 Después dijo a otro: "Tú, ¿cuánto debes?" Contestó: "Cien cargas de trigo." Dícele: "Toma tu recibo y escribe ochenta."
16:8 «El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.
16:9 «Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.
16:10 El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho.
16:11 Si, pues, no fuisteis fieles en el Dinero injusto, ¿quién os confiará lo verdadero?
16:12 Y si no fuisteis fieles con lo ajeno, ¿quién os dará lo vuestro?versiculo siguiente
 
arriba #La simulación farisaica

    versiculo previo16:14 Estaban oyendo todas estas cosas los fariseos, que eran amigos del dinero, y se burlaban de él.
16:15 Y les dijo: «Vosotros sois los que os la dais de justos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que es estimable para los hombres, es abominable ante Dios.versiculo siguiente
 
arriba #Parábola de Lázaro y el rico
geografia
cronologia cronologia
    versiculo previo16:19 «Era un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas.
16:20 Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas,
16:21 deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico... pero hasta los perros venían y le lamían las llagas.
16:22 Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado.
16:23 «Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.
16:24 Y, gritando, dijo: "Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama."
16:25 Pero Abraham le dijo: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado.
16:26 Y además, entre nosotros y vosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan; ni de ahí puedan pasar donde nosotros."
16:27 «Replicó: "Con todo, te ruego, padre, que le envíes a la casa de mi padre,
16:28 porque tengo cinco hermanos, para que les dé testimonio, y no vengan también ellos a este lugar de tormento."
16:29 Díjole Abraham: "Tienen a Moisés y a los profetas; que les oigan."
16:30 El dijo: "No, padre Abraham; sino que si alguno de entre los muertos va donde ellos, se convertirán."
16:31 Le contestó: "Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán, aunque un muerto resucite."»versiculo siguiente
 
arriba #Acrecentar la fe: "Si tuvierais fe como un grano de mostaza..."

    versiculo previo17:5 Dijeron los apóstoles al Señor; «Auméntanos la fe.»
17:6 El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: "Arráncate y plántate en el mar", y os habría obedecido.»
 
arriba #Parábola del buen servidor
geografia
    17:7 «¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: "Pasa al momento y ponte a la mesa?"
17:8 ¿No le dirá más bien: "Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme hasta que haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú?"
17:9 ¿Acaso tiene que agradecer al siervo porque hizo lo que le fue mandado?
17:10 De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer.»versiculo siguiente
 
#Jesús, resurrección y vida
arriba #a. Muerte de Lázaro
geografia
cronologia cronologia
      versiculo previo11:1 Había un cierto enfermo, Lázaro, de Betania, pueblo de María y de su hermana Marta.
11:2 María era la que ungió al Señor con perfumes y le secó los pies con sus cabellos; su hermano Lázaro era el enfermo.
11:3 Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, aquel a quien tú quieres, está enfermo.»
11:4 Al oírlo Jesús, dijo: «Esta enfermedad no es de muerte, es para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»
11:5 Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.
11:6 Cuando se enteró de que estaba enfermo, permaneció dos días más en el lugar donde se encontraba.
11:7 Al cabo de ellos, dice a sus discípulos: «Volvamos de nuevo a Judea.»
11:8 Le dicen los discípulos: «Rabbí, con que hace poco los judíos querían apedrearte, ¿y vuelves allí?»
11:9 Jesús respondió: «¿No son doce las horas del día? Si uno anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo;
11:10 pero si uno anda de noche, tropieza, porque no está la luz en él.»
11:11 Dijo esto y añadió: «Nuestro amigo Lázaro duerme; pero voy a despertarle.»
11:12 Le dijeron sus discípulos: «Señor, si duerme, se curará.»
11:13 Jesús lo había dicho de su muerte, pero ellos creyeron que hablaba del descanso del sueño.
11:14 Entonces Jesús les dijo abiertamente: «Lázaro ha muerto,
11:15 y me alegro por vosotros de no haber estado allí, para que creáis. Pero vayamos donde él.»
11:16 Entonces Tomás, llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: «Vayamos también nosotros a morir con él.»
arriba #b. Jesús con Marta y María

      11:17 Cuando llegó Jesús, se encontró con que Lázaro llevaba ya cuatro días en el sepulcro.
11:18 Betania estaba cerca de Jerusalén como a unos quince estadios,
11:19 y muchos judíos habían venido a casa de Marta y María para consolarlas por su hermano.
11:20 Cuando Marta supo que había venido Jesús, le salió al encuentro, mientras María permanecía en casa.
11:21 Dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano.
11:22 Pero aun ahora yo sé que cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá.»
11:23 Le dice Jesús: «Tu hermano resucitará.»
11:24 Le respondió Marta: «Ya sé que resucitará en la resurrección, el último día.»
11:25 Jesús le respondió: «Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá;
11:26 y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?»
11:27 Le dice ella: «Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo.»
11:28 Dicho esto, fue a llamar a su hermana María y le dijo al oído: «El Maestro está ahí y te llama.»
11:29 Ella, en cuanto lo oyó, se levantó rápidamente, y se fue donde él.
11:30 Jesús todavía no había llegado al pueblo; sino que seguía en el lugar donde Marta lo había encontrado.
11:31 Los judíos que estaban con María en casa consolándola, al ver que se levantaba rápidamente y salía, la siguieron pensando que iba al sepulcro para llorar allí.
11:32 Cuando María llegó donde estaba Jesús, al verle, cayó a sus pies y le dijo: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.»
arriba #c. Resurrección de Lázaro

      11:33 Viéndola llorar Jesús y que también lloraban los judíos que la acompañaban, se conmovió interiormente, se turbó
11:34 y dijo: «¿Dónde lo habéis puesto?» Le responden: «Señor, ven y lo verás.»
11:35 Jesús se echó a llorar.
11:36 Los judíos entonces decían: «Mirad cómo le quería.»
11:37 Pero algunos de ellos dijeron: «Este, que abrió los ojos del ciego, ¿no podía haber hecho que éste no muriera?»
11:38 Entonces Jesús se conmovió de nuevo en su interior y fue al sepulcro. Era una cueva, y tenía puesta encima una piedra.
11:39 Dice Jesús: «Quitad la piedra.» Le responde Marta, la hermana del muerto: «Señor, ya huele; es el cuarto día.»
11:40 Le dice Jesús: «¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?»
11:41 Quitaron, pues, la piedra. Entonces Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo: «Padre, te doy gracias por haberme escuchado.
11:42 Ya sabía yo que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho por estos que me rodean, para que crean que tú me has enviado.»
11:43 Dicho esto, gritó con fuerte voz: «¡Lázaro, sal fuera!»
11:44 Y salió el muerto, atado de pies y manos con vendas y envuelto el rostro en un sudario. Jesús les dice: «Desatadlo y dejadle andar.»
arriba #Profecía de Caifás: "Conviene que muera uno solo por el pueblo..."
geografia
cronologia cronologia
      11:45 Muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho, creyeron en él.
11:46 Pero algunos de ellos fueron donde los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús.
11:47 Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron consejo y decían: «¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales.
11:48 Si le dejamos que siga así, todos creerán en él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación.»
11:49 Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les dijo: «Vosotros no sabéis nada,
11:50 ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación.»
11:51 Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que, como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación
11:52 - y no sólo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.
11:53 Desde este día, decidieron darle muerte.
arriba #Jesús en Efraím: expectación ante la próxima pascua
geografia
      11:54 Por eso Jesús no andaba ya en público entre los judíos, sino que se retiró de allí a la región cercana al desierto, a una ciudad llamada Efraím, y allí residía con sus discípulos.
11:55 Estaba cerca la Pascua de los judíos, y muchos del país habían subido a Jerusalén, antes de la Pascua para purificarse.
11:56 Buscaban a Jesús y se decían unos a otros estando en el Templo: «¿Qué os parece? ¿Que no vendrá a la fiesta?»
11:57 Los sumos sacerdotes y los fariseos habían dado órdenes de que, si alguno sabía dónde estaba, lo notificara para detenerle.versiculo siguiente
arriba #Los diez leprosos curados
geografia
cronologia cronologia
    versiculo previo17:11 Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaria y Galilea,
17:12 y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia
17:13 y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!»
17:14 Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.
17:15 Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz;
17:16 y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano.
17:17 Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están?
17:18 ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?»
17:19 Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»
 
arriba #El día del Hijo del Hombre
geografia
cronologia cronologia
    17:20 Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir.
17:21 Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros.»
17:22 Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis.
17:23 Y os dirán: "Vedlo aquí, vedlo allá." No vayáis, ni corráis detrás.
17:24 Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día.
17:25 Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación.
17:26 «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre.
17:27 Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos.
17:28 Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían;
17:29 pero el día que salió Lot de Sodoma, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos.
17:30 Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste.
17:31 «Aquel Día, el que esté en el terrado y tenga sus enseres en casa, no baje a recogerlos; y de igual modo, el que esté en el campo, no se vuelva atrás.
17:32 Acordaos de la mujer de Lot.
17:33 Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.
17:34 Yo os lo digo: aquella noche estarán dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro dejado;
17:35 habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra dejada.»
17:36 [Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado].
17:37 Y le dijeron: «¿Dónde, Señor?» El les respondió: «Donde esté el cuerpo, allí también se reunirán los buitres.»
 
arriba #Parábola del juez inicuo
geografia
cronologia cronologia
    18:1 Les decía una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer.
18:2 «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres.
18:3 Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: "¡Hazme justicia contra mi adversario!"
18:4 Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: "Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres,
18:5 como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme."»
18:6 Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto;
18:7 y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche, y les hace esperar?
18:8 Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?»
 
arriba #El fariseo y el publicano
geografia
cronologia cronologia
    18:9 Dijo también a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, esta parábola:
18:10 «Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano.
18:11 El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: "¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano.
18:12 Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias."
18:13 En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!"
18:14 Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado.»versiculo siguiente
 
arriba #El matrimonio indisoluble: "Que el hombre no separe lo que Dios ha unido"
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo19:3 Y se le acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: «¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?»
19:4 El respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra,
19:5 y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne?
19:6 De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.»
19:7 Dícenle: «Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?»
19:8 Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así.
19:9 Ahora bien, os digo que quien repudie a su mujer - no por fornicación - y se case con otra, comete adulterio.»
19:10 Dícenle sus discípulos: «Si tal es la condición del hombre respecto de su mujer, no trae cuenta casarse.»
19:11 Pero él les dijo: «No todos entienden este lenguaje, sino aquellos a quienes se les ha concedido.
19:12 Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda.»
versiculo previo10:2 Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»
10:3 El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»
10:4 Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»
10:5 Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.
10:6 Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.
10:7 Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
10:8 y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
10:9 Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»
10:10 Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.
10:11 El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;
10:12 y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.»
versiculo previo16:18 «Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con una repudiada por su marido, comete adulterio.versiculo siguiente
 
arriba #Bendición de los niños: "Dejad que los niños vengan a mí"
geografia
19:13 Entonces le fueron presentados unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los discípulos les reñían.
19:14 Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos.»
19:15 Y, después de imponerles las manos, se fue de allí.
10:13 Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían.
10:14 Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios.
10:15 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»
10:16 Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.
versiculo previo18:15 Le presentaban también los niños pequeños para que los tocara, y al verlo los discípulos, les reñían.
18:16 Mas Jesús llamó a los niños, diciendo: «Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis; porque de los que son como éstos es el Reino de Dios.
18:17 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»
 
arriba #El joven rico
geografia
cronologia cronologia
19:16 En esto se le acercó uno y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?»
19:17 El le dijo: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.»
19:18 «¿Cuáles?» - le dice él. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio,
19:19 honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo.»
19:20 Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?»
19:21 Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme.»
19:22 Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.
10:17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿ qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»
10:18 Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.
10:19 Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.»
10:20 El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.»
10:21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.»
10:22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.
18:18 Uno de los principales le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»
18:19 Le dijo Jesús: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.
18:20 Ya sabes los mandamientos: No cometas adulterio, no mates, no robes, no levantes falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre.»
18:21 El dijo: «Todo eso lo he guardado desde mi juventud.»
18:22 Oyendo esto Jesús, le dijo: «Aún te falta una cosa. Todo cuanto tienes véndelo y repártelo entre los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego, ven y sígueme.»
18:23 Al oír esto, se puso muy triste, porque era muy rico.
 
arriba #Peligro de las riquezas

19:23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «Yo os aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos.
19:24 Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos.»
19:25 Al oír esto, los discípulos, llenos de asombro, decían: «Entonces, ¿quién se podrá salvar?»
19:26 Jesús, mirándolos fijamente, dijo: «Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible.»
10:23 Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!»
10:24 Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios!
10:25 Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.»
10:26 Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?»
10:27 Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.»
18:24 Viéndole Jesús, dijo: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!
18:25 Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.»
18:26 Los que lo oyeron, dijeron: «¿Y quién se podrá salvar?»
18:27 Respondió: «Lo imposible para los hombres, es posible para Dios.»
 
arriba #Premio de la abnegación

19:27 Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué recibiremos, pues?»
19:28 Jesús les dijo: «Yo os aseguro que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
19:29 Y todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará vida eterna.
19:30 «Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros.»
10:28 Pedro se puso a decirle: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
10:29 Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio,
10:30 quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna.
10:31 Pero muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros.»versiculo siguiente
18:28 Dijo entonces Pedro: «Ya lo ves, nosotros hemos dejado nuestras cosas y te hemos seguido.»
18:29 El les dijo: «Yo os aseguro que nadie que haya dejado casa, mujer, hermanos, padres o hijos por el Reino de Dios,
18:30 quedará sin recibir mucho más al presente y, en el mundo venidero, vida eterna.»versiculo siguiente
 
arriba #Parábola de los obreros de la última hora
geografia
cronologia cronologia
20:1 «En efecto, el Reino de los Cielos es semejante a un propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña.
20:2 Habiéndose ajustado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.
20:3 Salió luego hacia la hora tercia y al ver a otros que estaban en la plaza parados,
20:4 les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo."
20:5 Y ellos fueron. Volvió a salir a la hora sexta y a la nona e hizo lo mismo.
20:6 Todavía salió a eso de la hora undécima y, al encontrar a otros que estaban allí, les dice: "¿Por qué estáis aquí todo el día parados?"
20:7 Dícenle: "Es que nadie nos ha contratado." Díceles: "Id también vosotros a la viña."
20:8 Al atardecer, dice el dueño de la viña a su administrador: "Llama a los obreros y págales el jornal, empezando por los últimos hasta los primeros."
20:9 Vinieron, pues, los de la hora undécima y cobraron un denario cada uno.
20:10 Al venir los primeros pensaron que cobrarían más, pero ellos también cobraron un denario cada uno.
20:11 Y al cobrarlo, murmuraban contra el propietario,
20:12 diciendo: "Estos últimos no han trabajado más que una hora, y les pagas como a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor."
20:13 Pero él contestó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No te ajustaste conmigo en un denario?
20:14 Pues toma lo tuyo y vete. Por mi parte, quiero dar a este último lo mismo que a ti.
20:15 ¿Es que no puedo hacer con lo mío lo que quiero? ¿O va a ser tu ojo malo porque yo soy bueno?".
20:16 Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos.»
     
arriba #Nuevo anuncio de la Pasión
geografia
20:17 Cuando iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomó aparte a los Doce, y les dijo por el camino:
20:18 «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte
20:19 y le entregarán a los gentiles, para burlarse de él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará.
versiculo previo10:32 Iban de camino subiendo a Jerusalén, y Jesús marchaba delante de ellos; ellos estaban sorprendidos y los que le seguían tenían miedo. Tomó otra vez a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder:
10:33 «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles,
10:34 y se burlarán de él, le escupirán, le azotarán y le matarán, y a los tres días resucitará.»
versiculo previo18:31 Tomando consigo a los Doce, les dijo: «Mirad que subimos a Jerusalén, y se cumplirá todo lo que los profetas escribieron para el Hijo del hombre;
18:32 pues será entregado a los gentiles, y será objeto de burlas, insultado y escupido;
18:33 y después de azotarle le matarán, y al tercer día resucitará.»
18:34 Ellos nada de esto comprendieron; estas palabras les quedaban ocultas y no entendían lo que decía.versiculo siguiente
 
arriba #Petición de los dos Zebedeos
geografia
cronologia cronologia
20:20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, y se postró como para pedirle algo.
20:21 El le dijo: «¿Qué quieres?» Dícele ella: «Manda que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y otro a tu izquierda, en tu Reino.»
20:22 Replicó Jesús: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber?» Dícenle: «Sí, podemos.»
20:23 Díceles: «Mi copa, sí la beberéis; pero sentarse a mi derecha o mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado por mi Padre.
20:24 Al oír esto los otros diez, se indignaron contra los dos hermanos.
20:25 Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder.
20:26 No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor,
20:27 y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo;
20:28 de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»
10:35 Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dicen: «Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos.»
10:36 El les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?»
10:37 Ellos le respondieron: «Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda.»
10:38 Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?»
10:39 Ellos le dijeron: «Sí, podemos.» Jesús les dijo: «La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo conque yo voy a ser bautizado;
10:40 pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado.»
10:41 Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan.
10:42 Jesús, llamándoles, les dice: «Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder.
10:43 Pero no ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor,
10:44 y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos,
10:45 que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.»
   
arriba #Curación del ciego de Jericó
geografia
cronologia cronologia
20:29 Cuando salían de Jericó, le siguió una gran muchedumbre.
20:30 En esto, dos ciegos que estaban sentados junto al camino, al enterarse que Jesús pasaba, se pusieron a gritar: «¡Señor, ten compasión de nosotros, Hijo de David!»
20:31 La gente les increpó para que se callaran, pero ellos gritaron más fuerte: «¡Señor, ten compasión de nosotros, Hijo de David!»
20:32 Entonces Jesús se detuvo, los llamó y dijo: «¿Qué queréis que os haga?»
20:33 Dícenle: «¡Señor, que se abran nuestros ojos!»
20:34 Movido a compasión Jesús tocó sus ojos, y al instante recobraron la vista; y le siguieron.versiculo siguiente
10:46 Llegan a Jericó. Y cuando salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino.
10:47 Al enterarse de que era Jesús de Nazaret, se puso a gritar: «¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!»
10:48 Muchos le increpaban para que se callara. Pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!»
10:49 Jesús se detuvo y dijo: «Llamadle.» Llaman al ciego, diciéndole: «¡Animo, levántate! Te llama.»
10:50 Y él, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jesús.
10:51 Jesús, dirigiéndose a él, le dijo: «¿Qué quieres que te haga?» El ciego le dijo: «Rabbuní, ¡que vea!»
10:52 Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado.» Y al instante, recobró la vista y le seguía por el camino.versiculo siguiente
versiculo previo18:35 Sucedió que, al acercarse él a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna;
18:36 al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello.
18:37 Le informaron que pasaba Jesús el Nazoreo
18:38 y empezó a gritar, diciendo: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!»
18:39 Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!»
18:40 Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó:
18:41 «¿Qué quieres que te haga?» El dijo: «¡Señor, que vea!»
18:42 Jesús le dijo: «Ve. Tu fe te ha salvado.»
18:43 Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios.
 
arriba #Jesús y Zaqueo: "El Hijo del Hombre vino a salvar lo que estaba perdido"
geografia
cronologia cronologia
    19:1 Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad.
19:2 Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico.
19:3 Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura.
19:4 Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí.
19:5 Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.»
19:6 Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.
19:7 Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.»
19:8 Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo.»
19:9 Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham,
19:10 pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.»
 
arriba #Parábola de los talentos confiados
geografia
cronologia cronologia
    19:11 Estando la gente escuchando estas cosas, añadió una parábola, pues estaba él cerca de Jerusalén, y creían ellos que el Reino de Dios aparecería de un momento a otro.
19:12 Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse.
19:13 Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez minas y les dijo: "Negociad hasta que vuelva."
19:14 Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una embajada que dijese: "No queremos que ése reine sobre nosotros."
19:15 «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno.
19:16 Se presentó el primero y dijo: "Señor, tu mina ha producido diez minas."
19:17 Le respondió: "¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades."
19:18 Vino el segundo y dijo: "Tu mina, Señor, ha producido cinco minas."
19:19 Dijo a éste: "Ponte tú también al mando de cinco ciudades."
19:20 «Vino el otro y dijo: "Señor, aquí tienes tu mina, que he tenido guardada en un lienzo;
19:21 pues tenía miedo de ti, que eres un hombre severo; que tomas lo que no pusiste, y cosechas lo que no sembraste."
19:22 Dícele: "Por tu propia boca te juzgo, siervo malo; sabías que yo soy un hombre severo, que tomo lo que no puse y cosecho lo que no sembré;
19:23 pues ¿por qué no colocaste mi dinero en el banco? Y así, al volver yo, lo habría cobrado con los intereses."
19:24 Y dijo a los presentes: "Quitadle la mina y dádsela al que tiene las diez minas."
19:25 Dijéronle: "Señor, tiene ya diez minas."
19:26 - "Os digo que a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará."
19:27 «"Pero a aquellos enemigos míos, los que no quisieron que yo reinara sobre ellos, traedlos aquí y matadlos delante de mí."»
19:28 Y habiendo dicho esto, marchaba por delante subiendo a Jerusalén.versiculo siguiente
 
arriba #La unción de María y el escándalo.
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo26:6 Hallándose Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso,
26:7 se acercó a él una mujer que traía un frasco de alabastro, con perfume muy caro, y lo derramó sobre su cabeza mientras estaba a la mesa.
26:8 Al ver esto los discípulos se indignaron y dijeron: «¿Para qué este despilfarro?
26:9 Se podía haber vendido a buen precio y habérselo dado a los pobres.»
26:10 Mas Jesús, dándose cuenta, les dijo: «¿Por qué molestáis a esta mujer? Pues una "obra buena" ha hecho conmigo.
26:11 Porque pobres tendréis siempre con vosotros, pero a mí no me tendréis siempre.
26:12 Y al derramar ella este ungüento sobre mi cuerpo, en vista de mi sepultura lo ha hecho.
26:13 Yo os aseguro: dondequiera que se proclame esta Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ésta ha hecho para memoria suya.»versiculo siguiente
versiculo previo14:3 Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza.
14:4 Había algunos que se decían entre sí indignados: «¿Para qué este despilfarro de perfume?
14:5 Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios y habérselo dado a los pobres.» Y refunfuñaban contra ella.
14:6 Mas Jesús dijo: «Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ha hecho una obra buena en mí.
14:7 Porque pobres tendréis siempre con vosotros y podréis hacerles bien cuando queráis; pero a mí no me tendréis siempre.
14:8 Ha hecho lo que ha podido. Se ha anticipado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura.
14:9 Yo os aseguro: dondequiera que se proclame la Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ésta ha hecho para memoria suya.»versiculo siguiente
  versiculo previo12:1 Seis días antes de la Pascua, Jesús se fue a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos.
12:2 Le dieron allí una cena. Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa.
12:3 Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume.
12:4 Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar:
12:5 «¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?»
12:6 Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella.
12:7 Jesús dijo: «Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura.
12:8 Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre tendréis.»
arriba #Decisión de matar a Lázaro
geografia
      12:9 Gran número de judíos supieron que Jesús estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también por ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.
12:10 Los sumos sacerdotes decidieron dar muerte también a Lázaro,
12:11 porque a causa de él muchos judíos se les iban y creían en Jesús.versiculo siguiente
arriba #Preparativos para la entrada en Jerusalén
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo21:1 Cuando se aproximaron a Jerusalén, al llegar a Betfagé, junto al monte de los Olivos, entonces envió Jesús a dos discípulos,
21:2 diciéndoles: «Id al pueblo que está enfrente de vosotros, y enseguida encontraréis un asna atada y un pollino con ella; desatadlos y traédmelos.
21:3 Y si alguien os dice algo, diréis: El Señor los necesita, pero enseguida los devolverá.»
21:4 Esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del profeta:
21:5 Decid a la hija de Sión: He aquí que tu Rey viene a ti, manso y montado en un asna y un pollino, hijo de animal de yugo.
21:6 Fueron, pues, los discípulos e hicieron como Jesús les había encargado:
21:7 trajeron el asna y el pollino. Luego pusieron sobre ellos sus mantos, y él se sentó encima.versiculo siguiente
versiculo previo11:1 Cuando se aproximaban a Jerusalén, cerca ya de Betfagé y Betania, al pie del monte de los Olivos, envía a dos de sus discípulos,
11:2 diciéndoles: «Id al pueblo que está enfrente de vosotros, y no bien entréis en él, encontraréis un pollino atado, sobre el que no ha montado todavía ningún hombre. Desatadlo y traedlo.
11:3 Y si alguien os dice: "¿Por qué hacéis eso?", decid: "El Señor lo necesita, y que lo devolverá en seguida".»
11:4 Fueron y encontraron el pollino atado junto a una puerta, fuera, en la calle, y lo desataron.
11:5 Algunos de los que estaban allí les dijeron: «¿Qué hacéis desatando el pollino?»
11:6 Ellos les contestaron según les había dicho Jesús, y les dejaron.
11:7 Traen el pollino donde Jesús, echaron encima sus mantos y se sentó sobre él.versiculo siguiente
versiculo previo19:29 Y sucedió que, al aproximarse a Betfagé y Betania, al pie del monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos,
19:30 diciendo: «Id al pueblo que está enfrente y, entrando en él, encontraréis un pollino atado, sobre el que no ha montado todavía ningún hombre; desatadlo y traedlo.
19:31 Y si alguien os pregunta: "¿Por qué lo desatáis?", diréis esto: "Porque el Señor lo necesita."»
19:32 Fueron, pues, los enviados y lo encontraron como les había dicho.
19:33 Cuando desataban el pollino, les dijeron los dueños: «¿Por qué desatáis el pollino?»
19:34 Ellos les contestaron: «Porque el Señor lo necesita.»
19:35 Y lo trajeron donde Jesús; y echando sus mantos sobre el pollino, hicieron montar a Jesús.versiculo siguiente
 
anterior   1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14   siguiente

Concordia de los evangelios
 
Realizado por: Hernán J. González
https://god.education
BA 20
Ultima revisión: Nov-2004