Concordia de los evangelios
anterior   1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14   siguiente
mapa Sección 5: Tercera misión galilea: el Sermón del lago (Jun 28 - Sep 28)

Jesús comienza un nuevo viaje misionero por la región galilea. En Naím resucita al hijo de una viuda (Jun 28).
Juan Bautista envía sus discípulos a interrogarlo; Jesús entonces da testimonio acerca del Bautista. En una comida en Cafarnaúm (o Magdala?) la pecadora perdonada unge sus pies ("A quien se perdona poco, ama poco"). Son varias las mujeres que siguen a Jesús; ante la requisitoria de sus parientes, enseña quiénes son los verdaderos parientes de Cristo (Ago 28).
A orillas del mar de Galilea, ante una multitud, proclama una serie de Parábolas del Reino, "El sermón del lago" (Sep 28), que comienza con la parábola del sembrador. Tras decir por qué habla solamente en parábolas y dar la explicación de la parábola del sembrador, continúa una serie de parábolas sobre el crecimiento del Reino: La lámpara sobre el candelero, la parábola de la semilla que crece sola, la parábola del trigo y la cizaña, la parábola del grano de mostaza, la parábola del fermento. Explica la parábola de la cizaña y concluye con la parábola del tesoro y la perla y la parábola de la red y los peces buenos y malos.

cronologia
  Mateo Marcos Lucas Juan
arriba #Resurrección del Joven de Naím
geografia
cronologia cronologia
    versiculo previo7:11 Y sucedió que a continuación se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con él sus discípulos y una gran muchedumbre.
7:12 Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad.
7:13 Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: «No llores.»
7:14 Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo: «Joven, a ti te digo: Levántate.»
7:15 El muerto se incorporó y se puso a hablar, y él se lo dio a su madre.
7:16 El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo».
7:17 Y lo que se decía de él, se propagó por toda Judea y por toda la región circunvecina.
 
arriba #Juan Bautista manda a preguntar a sus discípulos
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo11:2 Juan, que en la cárcel había oído hablar de las obras de Cristo, envió a sus discípulos a decirle:
11:3 «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?»
11:4 Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que oís y veis:
11:5 los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva;
11:6 ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!»
  7:18 Sus discípulos llevaron a Juan todas estas noticias. Entonces él, llamando a dos de ellos,
7:19 los envió a decir al Señor: «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?»
7:20 Llegando donde él aquellos hombres, dijeron: «Juan el Bautista nos ha enviado a decirte: ¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?»
7:21 En aquel momento curó a muchos de sus enfermedades y dolencias, y de malos espíritus, y dio vista a muchos ciegos.
7:22 Y les respondió: «Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la Buena Nueva;
7:23 ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!»
 
arriba #Testimonio de Jesús acerca del Bautista

11:7 Cuando éstos se marchaban, se puso Jesús a hablar de Juan a la gente: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
11:8 ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten con elegancia están en los palacios de los reyes.
11:9 Entonces ¿a qué salisteis? ¿A ver un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta.
11:10 Este es de quien está escrito: He aquí que yo envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino.
11:11 «En verdad os digo que no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él.
11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.
11:13 Pues todos los profetas, lo mismo que la Ley, hasta Juan profetizaron.
11:14 Y, si queréis admitirlo, él es Elías, el que iba a venir.
11:15 El que tenga oídos, que oiga.
  7:24 Cuando los mensajeros de Juan se alejaron, se puso a hablar de Juan a la gente: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento?
7:25 ¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? ¡No! Los que visten magníficamente y viven con molicie están en los palacios.
7:26 Entonces, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta.
7:27 Este es de quien está escrito: He aquí que envío mi mensajero delante de ti, que preparará por delante tu camino.
7:28 «Os digo: Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan; sin embargo el más pequeño en el Reino de Dios es mayor que él.
7:29 Todo el pueblo que le escuchó, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios, haciéndose bautizar con el bautismo de Juan.
7:30 Pero los fariseos y los legistas, al no aceptar el bautismo de él, frustraron el plan de Dios sobre ellos.
 
arriba #Los oyentes tercos "Os tocamos la flauta y no danzasteis..."
geografia
cronologia cronologia
11:16 «¿Pero, con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo:
11:17 "Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonado endechas, y no os habéis lamentado."
11:18 Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: "Demonio tiene."
11:19 Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: "Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores." Y la Sabiduría se ha acreditado por sus obras.»versiculo siguiente
  7:31 «¿Con quién, pues, compararé a los hombres de esta generación? Y ¿a quién se parecen?
7:32 Se parecen a los chiquillos que están sentados en la plaza y se gritan unos a otros diciendo: "Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonando endechas, y no habéis llorado."
7:33 «Porque ha venido Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y decís: "Demonio tiene."
7:34 Ha venido el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: "Ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores."
7:35 Y la Sabiduría se ha acreditado por todos sus hijos.»
 
arriba #La pecadora perdonada unge sus pies "A quien se perdona poco, ama poco"
geografia
cronologia cronologia
    7:36 Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa.
7:37 Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume,
7:38 y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.
7:39 Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: «Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.»
7:40 Jesús le respondió: «Simón, tengo algo que decirte.» El dijo: «Di, maestro.»
7:41 Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta.
7:42 Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?»
7:43 Respondió Simón: «Supongo que aquel a quien perdonó más.» El le dijo: «Has juzgado bien»,
7:44 y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos.
7:45 No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies.
7:46 No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume.
7:47 Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.»
7:48 Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados.»
7:49 Los comensales empezaron a decirse para sí: «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?»
7:50 Pero él dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado. Vete en paz.»
 
arriba #Las mujeres del séquito de Jesús
geografia
    8:1 Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce,
8:2 y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios,
8:3 Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.versiculo siguiente
 
arriba #Los verdaderos parientes de Cristo
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo12:46 Todavía estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con él.
12:47 Alguien le dijo: «¡Oye! ahí fuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte.»
12:48 Pero él respondió al que se lo decía: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?»
12:49 Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos.
12:50 Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»versiculo siguiente
versiculo previo3:20 Vuelve a casa. Se aglomera otra vez la muchedumbre de modo que no podían comer.
3:21 Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: «Está fuera de sí.»versiculo siguiente
versiculo previo3:31 Llegan su madre y sus hermanos, y quedándose fuera, le envían a llamar.
3:32 Estaba mucha gente sentada a su alrededor. Le dicen: «¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan.»
3:33 El les responde: «¿Quién es mi madre y mis hermanos?»
3:34 Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos.
3:35 Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»versiculo siguiente
versiculo previo8:19 Se presentaron donde él su madre y sus hermanos, pero no podían llegar hasta él a causa de la gente.
8:20 Le anunciaron: «Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte.»
8:21 Pero él les respondió: «Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen.»versiculo siguiente
 
#El sermón del lago: Parábolas del Reino
arriba #La parábola del sembrador
geografia
cronologia cronologia
versiculo previo13:1 Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar.
13:2 Y se reunió tanta gente junto a él, que hubo de subir a sentarse en una barca, y toda la gente quedaba en la ribera.
13:3 Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar.
13:4 Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron.
13:5 Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra;
13:6 pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron.
13:7 Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron.
13:8 Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta.
13:9 El que tenga oídos, que oiga.»
versiculo previo4:1 Y otra vez se puso a enseñar a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a él que hubo de subir a una barca y, ya en el mar, se sentó; toda la gente estaba en tierra a la orilla del mar.
4:2 Les enseñaba muchas cosas por medio de parábolas. Les decía en su instrucción:
4:3 «Escuchad. Una vez salió un sembrador a sembrar.
4:4 Y sucedió que, al sembrar, una parte cayó a lo largo del camino; vinieron las aves y se la comieron.
4:5 Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde no tenía mucha tierra, y brotó en seguida por no tener hondura de tierra;
4:6 pero cuando salió el sol se agostó y, por no tener raíz, se secó.
4:7 Otra parte cayó entre abrojos; crecieron los abrojos y la ahogaron, y no dio fruto.
4:8 Otras partes cayeron en tierra buena y, creciendo y desarrollándose, dieron fruto; unas produjeron treinta, otras sesenta, otras ciento.»
4:9 Y decía: «Quien tenga oídos para oír, que oiga.»
versiculo previo8:4 Habiéndose congregado mucha gente, y viniendo a él de todas las ciudades, dijo en parábola:
8:5 «Salió un sembrador a sembrar su simiente; y al sembrar, una parte cayó a lo largo del camino, fue pisada, y las aves del cielo se la comieron;
8:6 otra cayó sobre piedra, y después de brotar, se secó, por no tener humedad;
8:7 otra cayó en medio de abrojos, y creciendo con ella los abrojos, la ahogaron.
8:8 Y otra cayó en tierra buena, y creciendo dio fruto centuplicado.» Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga.»
 
arriba #"¿Por qué les hablas en parábolas?"

13:10 Y acercándose los discípulos le dijeron: «¿Por qué les hablas en parábolas?»
13:11 El les respondió: «Es que a vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no.
13:12 Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
13:13 Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden.
13:14 En ellos se cumple la profecía de Isaías: Oír, oiréis, pero no entenderéis, mirar, miraréis, pero no veréis.
13:15 Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, con sus oídos oigan, con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los sane. versiculo siguiente
4:10 Cuando quedó a solas, los que le seguían a una con los Doce le preguntaban sobre las parábolas.
4:11 El les dijo: «A vosotros se os ha dado el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas,
4:12 para que por mucho que miren no vean, por mucho que oigan no entiendan, no sea que se conviertan y se les perdone.»
8:9 Le preguntaban sus discípulos qué significaba esta parábola,
8:10 y él dijo: «A vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás sólo en parábolas, para que viendo, no vean y, oyendo, no entiendan.
 
arriba #La parábola del sembrador explicada

versiculo previo13:18 «Vosotros, pues, escuchad la parábola del sembrador.
13:19 Sucede a todo el que oye la Palabra del Reino y no la comprende, que viene el Maligno y arrebata lo sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado a lo largo del camino.
13:20 El que fue sembrado en pedregal, es el que oye la Palabra, y al punto la recibe con alegría;
13:21 pero no tiene raíz en sí mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumba enseguida.
13:22 El que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la Palabra, pero los preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto.
13:23 Pero el que fue sembrado en tierra buena, es el que oye la Palabra y la comprende: éste sí que da fruto y produce, uno ciento, otro sesenta, otro treinta.»versiculo siguiente
4:13 Y les dice: «¿No entendéis esta parábola? ¿Cómo, entonces, comprenderéis todas las parábolas?
4:14 El sembrador siembra la Palabra.
4:15 Los que están a lo largo del camino donde se siembra la Palabra son aquellos que, en cuanto la oyen, viene Satanás y se lleva la Palabra sembrada en ellos.
4:16 De igual modo, los sembrados en terreno pedregoso son los que, al oír la Palabra, al punto la reciben con alegría,
4:17 pero no tienen raíz en sí mismos, sino que son inconstantes; y en cuanto se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumben en seguida.
4:18 Y otros son los sembrados entre los abrojos; son los que han oído la Palabra,
4:19 pero las preocupaciones del mundo, la seducción de las riquezas y las demás concupiscencias les invaden y ahogan la Palabra, y queda sin fruto.
4:20 Y los sembrados en tierra buena son aquellos que oyen la Palabra, la acogen y dan fruto, unos treinta, otros sesenta, otros ciento.»
8:11 «La parábola quiere decir esto: La simiente es la Palabra de Dios.
8:12 Los de a lo largo del camino, son los que han oído; después viene el diablo y se lleva de su corazón la Palabra, no sea que crean y se salven.
8:13 Los de sobre piedra son los que, al oír la Palabra, la reciben con alegría; pero éstos no tienen raíz; creen por algún tiempo, pero a la hora de la prueba desisten.
8:14 Lo que cayó entre los abrojos, son los que han oído, pero a lo largo de su caminar son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llegan a madurez.
8:15 Lo que en buena tierra, son los que, después de haber oído, conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia.
 
arriba #La lámpara sobre el candelero

  4:21 Les decía también: «¿Acaso se trae la lámpara para ponerla debajo del celemín o debajo del lecho? ¿No es para ponerla sobre el candelero?
4:22 Pues nada hay oculto si no es para que sea manifestado; nada ha sucedido en secreto, sino para que venga a ser descubierto.
4:23 Quien tenga oídos para oír, que oiga.»
4:24 Les decía también: «Atended a lo que escucháis. Con la medida con que midáis, se os medirá y aun con creces.
4:25 Porque al que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.»
8:16 «Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de un lecho, sino que la pone sobre un candelero, para que los que entren vean la luz.
8:17 Pues nada hay oculto que no quede manifiesto, y nada secreto que no venga a ser conocido y descubierto.
8:18 Mirad, pues, cómo oís; porque al que tenga, se le dará; y al que no tenga, aun lo que crea tener se le quitará.»versiculo siguiente
 
arriba #Parábola de la semilla que crece sola

  4:26 También decía: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra;
4:27 duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo.
4:28 La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga.
4:29 Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega.»versiculo siguiente
   
arriba #Parábola del trigo y la cizaña

versiculo previo13:24 Otra parábola les propuso, diciendo: «El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.
13:25 Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue.
13:26 Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña.
13:27 Los siervos del amo se acercaron a decirle: "Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?"
13:28 El les contestó: "Algún enemigo ha hecho esto." Dícenle los siervos: "¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?"
13:29 Díceles: "No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo.
13:30 Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero."»
     
arriba #Parábola del grano de mostaza

13:31 Otra parábola les propuso: «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo.
13:32 Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas.»
versiculo previo4:30 Decía también: «¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos?
4:31 Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra;
4:32 pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra.»versiculo siguiente
versiculo previo13:18 Decía, pues: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
13:19 Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas.»
 
arriba #Parábola del fermento

13:33 Les dijo otra parábola: «El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.»versiculo siguiente
  13:20 Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios?
13:21 Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.»versiculo siguiente
 
arriba #La parábola de la cizaña explicada

versiculo previo13:36 Entonces despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: «Explícanos la parábola de la cizaña del campo.»
13:37 El respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre;
13:38 el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno;
13:39 el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.
13:40 De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo.
13:41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad,
13:42 y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes.
13:43 Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.
     
arriba #Parábola del tesoro y la perla

13:44 «El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel.»
13:45 «También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas,
13:46 y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra.
     
arriba #Parábola de la red y los peces buenos y malos

13:47 «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases;
13:48 y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos.
13:49 Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos
13:50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes.
     
arriba #Conclusión de las parábolas. Fin del sermón del lago
geografia
versiculo previo13:34 Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas,
13:35 para que se cumpliese el oráculo del profeta: Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. versiculo siguiente
13:51 «¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí.»
13:52 Y él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.»versiculo siguiente
versiculo previo4:33 Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle;
4:34 no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.versiculo siguiente
   
anterior   1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14   siguiente

Concordia de los evangelios
 
Realizado por: Hernán J. González
https://god.education
BA 20
Ultima revisión: Nov-2004